Lo más destacado

AIFA en números rojos: acumula pérdidas por mil 298 millones de pesos en un año

El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) continúa sobreviviendo con la ayuda del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador que le ha dado subsidios por 2 mil 145 millones 775 mil 22 pesos entre su inauguración, el 21 de marzo del 2022, y el cierre del tercer trimestre de este año, esto de acuerdo con documentos revisados por El Financiero obtenidos en la Plataforma Nacional de Transparencia.

Los estados financieros de la terminal aérea ubicada en Santa Lucía muestran que, durante el 2022, el importe de subsidios rebasó los mil 327 millones de pesos, mientras que, entre enero y septiembre de este año, los recursos inyectados vía presupuesto superaron los 817 millones de pesos.

En tanto, los ingresos del AIFA ascienden a 860 millones de pesos en lo que va de sus operaciones en marzo del 2022 y hasta el tercer trimestre de este año, lo que representa una facturación promedio de 45.2 millones de pesos mensuales.

En contraparte, ha tenido gastos, en el mismo periodo, por poco más de 2 mil 158 millones de pesos, 113 millones en promedio de forma mensual, por lo que el AIFA ha perdido más de mil 298 millones de pesos en lo que va de su operación.

Para este año, el gobierno asignó 836 millones 230 mil 355 pesos del erario para la operación del AIFA y, para el siguiente año, los subsidios ascenderán a mil 500 millones de pesos, un presupuesto similar al solicitado para el aeropuerto de la Ciudad de México, que recibe 15 veces más volumen de pasajeros que Santa Lucía.

El Financiero solicitó una entrevista con el director del AIFA en múltiples ocasiones, pero no recibió la autorización para realizarla.

Para Carlos Torres, especialista en el sector aeronáutico, el AIFA ha ido consolidando su volumen de pasajeros en los últimos meses, pero ello no le permitirá alcanzar la rentabilidad antes de finalizar el 2025.

“El AIFA seguirá recibiendo subsidios, y ahora obtendrá apoyo adicional en donde tendrá más vuelos. La pregunta es, cuándo se va a alcanzar el punto de equilibrio financiero”, cuestionó Torres.

En septiembre del año pasado, el director del AIFA, Isidoro Pastor, aseguró que los ingresos del aeropuerto alcanzarían para cubrir sus gastos en diciembre del 2023 o cuando el puerto aéreo cumpla un par de años en operación; la cifra para diciembre no se prevé se pueda cumplir, dado que el puerto al tercer trimestre, tiene un déficit de 147 millones de pesos.

Los estados financieros indican que, a septiembre, el aeropuerto ha tenido ingresos por gestión de 721.5 millones de pesos, una cifra que contrasta con los recursos para la operación del puerto aéreo.

El documento detalla que los gastos durante el mismo periodo ascendieron a 869.5 millones de pesos, con una nómina cercana a los 300 millones de pesos y un rubro de gastos generales de 572 millones de pesos, los cuales no son especificados por la administración castrense, encargada del puerto aéreo.

Adicionalmente, la operación del aeropuerto requiere alrededor de 96 millones de pesos mensuales, por lo que la pérdida de la paraestatal bajo el control militar continuará expandiéndose hacia el final del año.

Juan Carlos Machorro, especialista en el sector aéreo y socio de Santamarina y Steta, señaló que la madurez financiera del aeropuerto no llegará antes de los siguientes 14 meses, es decir, el puerto aéreo se mantendrá, previsiblemente, dependiendo de subsidios hasta el 2025.

“El aeropuerto ha tenido una evolución a paso normal, como un aeropuerto complementario. Por sí mismo, no representa una solución en el corto y mediano plazos, por lo que se debería revisar la idea de un solo aeropuerto”, agregó el especialista.

En lo que va de su operación, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) ha movilizado a 3 millones 52 mil pasajeros, una cifra que aún baja para cumplir con su objetivo de desaturar el aeropuerto de la Ciudad de México.

De acuerdo con cifras oficiales, el aeropuerto de Santa Lucía ha recibido a 3 millones 45 mil viajeros en vuelos comerciales, mientras que el resto, poco más de 7 mil, corresponde a viajeros en vuelos privados que han encontrado en el AIFA una opción ante la prohibición de operar vuelos generales desde hace un par de décadas en la capital del país.

Entre enero y octubre de este año, el AIFA vio pasar por su terminal a 2.1 millones de viajeros, una cifra que debió alcanzar en su primer año de operaciones, pero que no fue posible ante la poca demanda y la oferta baja de vuelos que se registraron.

No obstante, en los últimos meses el aeropuerto civil-militar ha encontrado una regularidad en el número de pasajeros, que continúa siendo baja en función del AICM, que solo le toma un mes transportar a 3 millones de viajeros.

Por otro lado, el aeropuerto de Santa Lucía continúa siendo un puerto aéreo marcadamente nacional, pues 2.8 millones de los viajeros recibidos desde el 21 de marzo del 2022, han volado en rutas nacionales y el resto, alrededor del 8 por ciento, hacia el extranjero.

Para el año siguiente, el AIFA se volverá a beneficiar de las decisiones presidenciales, pues el decreto de reducción de slots en el AICM entrará en vigor el 8 de enero, por lo que las aerolíneas nacionales colocarán asientos adicionales, con al menos una veintena de rutas extra para dar un nuevo empuje al aeropuerto.

Mientras ello ocurre, el AIFA ha aumentado la Tarifa de Uso de Aeropuerto en vuelos nacionales a poco más de 309 pesos, esto en busca de mayores recursos para su operación.

Con información de El Financiero.

Share this article
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…