El modelo político-electoral en Chihuahua parece estar agotado, pareciera que ya no da para más. Y es que en la recta final del actual proceso electoral, poca fuerza ha cobrado el mensaje de los aspirantes en el sentir y la inquietud de los receptores del mensaje; esto lo advierten propios y extraños.

Probablemente se deba a que las estrategias y tácticas de los candidatos están muy alejadas de presentar propuestas y proyectos novedosos, factibles y que impliquen una verdadera responsabilidad para lograr su cumplimiento.

Los pocos proyectos anunciados no son otra cosa que lo mismo de siempre pero con otro nombre o ya de plano solo tirándole a lo populista para ganar votos y cuya responsabilidad no representa reto alguno para cambiar la realidad de nuestro estado. Todo esto, puede advertirse haciendo un ejercicio desde la óptica ciudadana, que en esencia debiera ser la óptica de los interesados en asumir posiciones de representación popular.

Tal parece que la apuesta por la estrategia de la guerra sucia está llegando a la sociedad que recibe y percibe la existencia de muchos trapos sucios independientemente del color del partido de donde provienen, dejando con esto una estela de desaliento que aumenta la falta de credibilidad ciudadana hacia el sistema de partidos.

Estas estrategias, definitivamente no corresponden a una buena operación política porque lo único que logra es arriesgarse a que la ciudadanía desestime el valor e importancia de la decisión que con su voto tiene.  Y mientras que acusaciones van y acusaciones vienen, entra el tercero en discordia, quien sin duda alguna; y tal como parecen indicar las cosas todavía sigue siendo presa de un “compló”.  Se trata del candidato del PRD del que poco se menciona y por lo tanto pocos saben de su existencia.  No obstante, las boletas electorales no podrán prescindir de su nombre y fotografía; por lo que el 4 de julio la ciudadanía tendrá tres opciones para elegir.

Es justamente por la presencia de tres opciones en las boletas y con ayuda de este aparente “compló” de falta de información de este tercer candidato, lo que le otorga una amplia oportunidad de colársele por en medio a sus otros dos contrincantes; sin que necesariamente pueda ser la opción adecuada para resolver los retos que demanda el manejo del ejecutivo estatal.

Los jefes y operadores de los partidos tendrán entonces la difícil tarea de hacer un análisis y redireccionamiento de sus actuales estrategias y tácticas si es que en verdad quieren que la ciudadanía considere que sus candidatos serán la mejor opción para dirigir a un Estado que se encuentra en la agonía social y económica gracias a la falta de compromiso, liderazgo y capacidad de sus actuales autoridades.

Si no corrigen esto de inmediato, están ante un inminente riesgo de provocar un aumento en las estadísticas de abstencionismo y votos nulos, provocando con esto que probablemente “el tercero en discordia“ se les cuele por en medio, o al menos les dé un gran susto dejando a los otros dos candidatos en una posible situación de solicitar un conteo “voto x voto y casilla por casilla”, cosa que sin duda alguna fortalecería a ese partido político en nuestro estado.

Hace falta un poco de sentido común en la política; los seres humanos estamos dotados de él, solo es necesario usarlo y volver a pensar como cualquier ciudadano para darse cuenta de que las estrategias de campaña de los partidos políticos cada vez están más alejadas de las expectativas que tienen los ciudadanos y probables votantes.  Si los partidos políticos realmente quieren que su candidato sea el que gobierne, tendrán que replantear estrategias y reforzarlas con tácticas adecuadas para cumplir con estas expectativas.  En otras palabras, ya no es suficiente el qué, sino el cómo es que le habrán de hacer para captar el voto del pueblo sin recurrir a las guerras sucias que más que fortalecerlos, los debilitan.

Concluyo con una frase del filósofo y militar alemán Carl Von Clausewitz: “La estrategia determina el lugar donde habrá de emplearse la fuerza en el combate, el tiempo en que ésta será utilizada y la magnitud que tendrá que adquirir. Esa triple determinación asume una influencia fundamental en el resultado del encuentro.

Correo: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla